El paro médico sigue en máximos históricos

CAE UN 6%, PERO SUBEN LOS DEMANDANTES
El paro médico sigue en máximos históricos
Los licenciados en Farmacia son los únicos que amplían su cifra de paro (+1,5%), mientras Enfermería reduce un 3,6 por ciento su cifra respecto a febrero

El paro entre los licenciados en Medicina ha marcado en el mes de marzo su segundo máximo histórico con 2.562 desempleados. En total, al cierre del mes pasado se registraron 166 desempleados menos que en febrero (-6,09%), mes que mantiene el primer puesto y el récord negativo de parados desde que se comenzó la serie estadística en 2009. Los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social revelan, no obstante, que la ligera reducción del número de parados no ha ido acompañada de la de demandantes de empleo, que mantienen una cifra prácticamente igual a la de febrero con 4.214 médicos registrados como solicitantes de un puesto de trabajo (9 más que el mes anterior).

EVOLUCION PARO MARZO

Evolución del paró médico en el Sistema Nacional de Salud durante los últimos meses. Infografía: Miguel Ángel Escobar.

Sumados a los diplomados/graduados en Enfermería y a los licenciados en Farmacia, el paro sanitario de alta cualificación deja en marzo 25.221 desempleados, 789 menos que en febrero (-3%), y 34.348 demandantes de empleo, 49 menos (-0,1%). En las variaciones anuales de las tres profesiones sanitarias mayoritarias, el sector médico vuelve a ser el más perjudicado con un 32,8 por ciento más de parados que hace un año. Segundos quedan los farmacéuticos con un +17 por ciento y terceros los enfermeros, con un +16,3 por ciento.

Redaccion Medica

Los sueldos difieren hasta un 61% según la autonomía

estudio del Sindicato Médico de Granada

Los sueldos difieren hasta un 61% según la autonomía

Los andaluces son los peor pagados, y los vascos y quienes trabajan para el Ingesa, los que más cobran.

Los médicos que ejercen en las autonomías que mejor pagan pueden llegar a cobrar hasta un 61 por ciento más que los que ejercen en las comunidades con sueldos más modestos. Ésta es la principal conclusión que se desprende del borrador de un estudio que está elaborando el Sindicato Médico de Granada (Simeg) sobre las retribuciones de los médicos de hospital y que cifra las diferencias salariales de las autonomías en hasta 1.874 euros netos al mes.

El estudio clasifica a los médicos en cuatro grupos: el tipo 1, que correspondería a interinos o sustitutos de 30 o más años, que tienen reconocido un trienio, no tienen nivel de carrera profesional retribuida ni dedicación exclusiva. Este tipo de médicos cobra de media en España 2.336 euros netos al mes (sin guardias), con una diferencia entre la autonomía que más paga (2.848 euros) y la que menos (1.801 euros) de 1.047 euros.

  • La disparidad en el pago de guardias llega de los 8,41 euros netos por hora que paga Andalucía a casi el doble en el caso de País Vasco y el territorio del Ingesa

El médico tipo 2 correspondería también a interinos de 30 o más años, con un trienio, sin nivel de carrera profesional retribuido pero con dedicación exclusiva. En este caso, el sueldo medio alcanza los 2.479 euros (sin guardias), con una diferencia regional de hasta 1.165 euros.

Para estos dos tipos de médicos jóvenes, las autonomías que peor pagan son, con diferencia, Andalucía, Navarra, Galicia y Cataluña, mientras que las que mejores sueldos ofrecen son Murcia, País Vasco y el Ingesa (por el especial tratamiento fiscal que perciben los médicos del Ingesa y el complemento de residencia en Ceuta y Melilla).

Médicos en la madurez
El estudio contempla un tercer tipo de médicos, que correspondería a mayores de 40 años, con plaza en propiedad, con cinco trienios reconocidos y el segundo nivel retribuido de carrera profesional, así como dedicación en exclusiva. Los que se encuentran en este caso ganan de media 2.918 euros, con una disparidad regional de hasta 1.425 euros.

  • Las dispares medidas de recortes acometidas por las autonomías desde 2009 están incrementando más las diferencias en los salarios médicos

El cuarto tipo de médicos correspondería a mayores de 55 años, con plaza en propiedad, dedicación exclusiva, diez trienios y cuarto nivel retribuido de carrera profesional. Para ellos, la media de sueldo alcanza los 3.276 euros, con una variación muy importante entre la autonomía que más paga y la que menos: 1.874 euros.

Para los tipos 3 y 4 de médicos, es decir, para los médicos mayores, Andalucía vuelve a ser la comunidad que peor paga, en esta ocasión junto a Valencia y Baleares. Por el contrario, los mejores sueldos son ofrecidos, de nuevo, por País Vasco y el Ingesa.

Las desigualdades autonómicas son igual de elevadas si a lo que se atiende es a la situación de losMIR  o al pago de guardias. En este último caso, el estudio de Simeg muestra cómo, de media en España, se pagan 12,14 euros netos por hora de guardia en día laborable y 13,38 euros en festivo, pero estas cantidades varían en más de un 40 por ciento según la autonomía. Concretamente Andalucía, una vez más, es la autonomía que peor paga (8,41 euros netos por hora de guardia en laborable) y País Vasco (14,78 euros) y el Ingesa (15,32), los que mejor retribución ofrecen.

Vicente Matas, tesorero de Simeg y autor del estudio, detalla que en el caso de las guardias, el problema no sólo es la disparidad regional: “Es el bajo pago por hora. Los importes brutos (21,8 euros por hora en laborable y 24,1 en festivo) pueden sonar razonables, pero las cantidades en neto resultan ridículas. Se da la paradoja de que si el médico tiene que contratar a alguien para el cuidado de hijos durante su ausencia porque está haciendo una guardia, lo que debe pagar a esa persona es más de lo que cobra él por la guardia”. Matas pone esta situación de manifiesto recordando que “las guardias no son un derecho para el médico, sino una obligación a la que no puede renunciar”.

Diario Medico

Pagadnos por lo que somos y hacemos

Pagadnos por lo que somos y hacemos

Deben aumentarse las percepciones variables ligadas al cumplimiento de objetivos, pero la retribución complementaria no debe detraerse de la fija, como se nos sugiere ahora.

Francisco Miralles. Secretario general de CESM

Vaya por delante que en un periodo de crisis es un error plantear un cambio de modelo retributivo. La desconfianza del médico en las administraciones, que desde hace años sólo ejecutan recortes, es casi absoluta. Sin garantías, ninguna organización profesional avalará cambios que podrían suponer más riesgos o recortes. Bueno será, por lo demás, recordar que los médicos españoles somos los peor pagados de Europa. El sueldo medio anual en España no llega a los 45.000 euros anuales, mientras que la media en el Reino Unido, Francia, Italia, Holanda o Alemania lo triplica. España es también el país de la UE donde menor evolución mantienen las retribuciones desde que comenzamos la profesión. El sueldo de un facultativo español apenas experimenta una subida media del 15 por ciento hasta el final de la vida activa, mientras que en el Reino Unido, Austria, Francia o Italia esa diferencia tiende a más del 50 por ciento. Por si fuera poco, las retribuciones en las autonomías difieren sustancialmente, hasta el punto de que, según se trabaje en una o en otra, el salario anual puede variar hasta en 15.000 euros anuales.

La primera conclusión, pues, al justificar un nuevo modelo retributivo es que se coordinen las políticas de personal de todos los servicios autonómicos, porque es inadmisible que por el mismo trabajo y en las mismas condiciones la retribución varíe tanto en función de la comunidad en la que uno se encuentra. Desde CESM venimos proponiendo a la Administración que acepte un modelo cuyas premisas básicas deben consistir en garantizar, actualizándolos a la media Europea, unos conceptos fijos iguales para todos los profesionales del SNS y, por otro lado, más dinero en el capítulo de percepciones variables.
Queremos una mejor retribución fija que sea acorde con los muchos años que nos lleva prepararnos, la responsabilidad que tenemos y las exigencias formativas que nos impone la condición de médicos.

Creemos oportuno aumentar las percepciones variables, ligadas al cumplimiento de objetivos, el particular esfuerzo y el concepto de desarrollo profesional, que es otra de las asignaturas pendientes pese a que desde hace años así lo venimos pidiendo. Pero, ojo, este tipo de retribución complementaria no debe detraerse de la masa salarial fija, como se nos sugiere ahora. Por ahí no pasamos.
Diario Medico