Otoño 2013

INICIAMOS EL OTOÑO CON UN GRAN DESENCANTO HACIA LA ADMINISTRACION SANITARIA.

CUANDO CREÍAMOS QUE LOS ACUERDOS, LOS PACTOS Y LAS  NEGOCIACIONES ,PRODRÍAN GENERAR CONFIANZA MUTUA, SE NOS PRESENTAN INCUMPLIMIENTOS.

Se nos ha despreciado la generosa ayuda que demostramos por una “SOSTENIBILIDAD DEL SES”. Y no hemos vuelto a tener noticias…

El 20 de junio de 2013, se firmó un acuerdo entre el SES y las organizaciones sindicales presentes en la mesa.

Con fecha 16 de julio, se registra escrito de denuncia de incumplimiento del mismo Pacto ante la Gerente de Cáceres: EL SES NO RESPONDE

Con fecha 22 de Agosto, se registra escrito de denuncia de incumplimiento del mismo Pacto ante la Secretaría General del SES, en Mérida: EL SES NO RESPONDE

Con fecha 3 de septiembre, se registra escrito  solicitando  reunión con el Secretario general del SES, en Mérida: EL SES NO RESPONDE

Con fecha 19 de septiembre, se registra escrito  solicitando  reunión con el Gerente del SES, en Mérida: EL SES NO RESPONDE

 Una vez conseguido el ahorro (disminución de la factura de farmacia y acumulación excesiva de carga asistencial) RÁPIDO y NOTORIO, nos encontramos sin que se valore nuestro esfuerzo. Las noticias lleguen como rumores de prensa hacia eliminar las listas de espera (cada vez más abultadas) creando “JORNADAS ORDINARIAS DE TARDE”; EXTERNALIZANDO SERVICIOS y LABORALIZANDO A LOS MEDICOS TITULARES. Sin reunión y sin explicación. A los médicos APD los estatutarizan, sin querer, y a los médicos laborales que quieren estatutarizarse les dan largas… (Nos referimos a los médicos que ejercen en el SEPAD, pero están adscritos al SES).Y es que son vistos como “hijos de un Dios menor”. No llegamos a tener ni café para todos.

Parece, simplemente, que el tener plaza fija o temporal, es en estos tiempos motivo de NO-QUEJA. Parece, simplemente, que la ilusión de una mejora de la AP y de la AH pasa por sentirse como en el refrán “ Virgencita que me quede….”. Nada hablamos de la implicación del médico como motor del sistema sanitario. Y nada hablamos de una gestión clínica que nos llega como el sonido de un tambor lejano.

A las mareas (blancas, verdes, naranjas,…) se las ve en los telediarios, pero nadie las lee y nadie sabe sus programas ni reivindicaciones.

Pero, ¿tenemos interés en la sostenibilidad de nuestro SES o tenemos interés en el sostenimiento de mi puesto de trabajo a cualquier precio?

 

Anuncios