CESM exige al Gobierno una inyección salarial del 8% a los médicos

TRAS LA MERMA SUFRIDA DESDE 2010
CESM exige al Gobierno una inyección salarial del 8% a los médicos
Además, pide la recuperación íntegra de la paga ‘extra’ que les fue suprimida en 2012, así como otros asuntos laborales y retributivos que les afecta
La Junta Directiva de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) mantuvo hace unos días su primera reunión forma el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. En el encuentro, los representantes de la profesión médica llevaron una batería de peticiones al actual director general de Ordenación Profesional, Carlos Moreno, para que paliara la situación que el sector vive desde el inicio de la crisis económica antes de que finalice la legislatura.

Francisco Miralles.

En concreto, el sindicato médico instó a Sanidad a recuperar una serie de temas laborales y retributivos, como la rebaja salarial del 5 por ciento que les fue aplicada a los funcionarios por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, y que llegó a subir al 8 por ciento en el caso de los facultativos, según CESM.

Para ello, pide al Ministerio aplicar las medidas que sean necesarias para homogeneizar estos sueldos y devolverlos a niveles de hace cinco años, tal y como ha explicado a Redacción Médica el secretario general de esta formación, Francisco Miralles. En esta línea, también ha exigido la recuperación íntegra de la paga extraordinaria que les fue suprimida en 2012, así como los días libres de disposición de los que gozaban.

Además de éstos, el sindicato comentó con Moreno la “lamentable” situación laboral que viven los médicos en España, donde el empleo se caracteriza por su precariedad, ya que las vacantes fijas del sistema que no se cubren (casi el 50 por ciento de ellas) se hace con contratos de interinidad, eventuales, etc. A causa de esto, se queja Miralles, la situación del facultativo es aún peor que antes de la crisis económica, “ya que ha visto que su carrera profesional ha sido recortada en muchas comunidades autónomas, ha aumentado la presión asistencial” y, en algunos niveles, como en Atención Primaria, “la situación es directamente caótica”.

Ante este panorama, la fuga de cerebros de los sanitarios españoles “es hoy más patente que nunca”, remarca el secretario general. “Una situación de la que el Ministerio no está haciendo nada, ya que prometió llevar el tema del paro médico al próximo Consejo Interterritorial y aún sigue paralizado”. Por ello, CESM pide a Sanidad que aborde cuanto antes las cuestiones que les remite y deje de mostrar tanta “pasividad” con estos temas.

El ICoMeCa y el IComBa, al igual que el SIMEX, llevan a los juzgados al SES

LOS COLEGIOS PROFESIONALES DE CACERES Y BADAJOZ RECURRIRAN LA RESOLUCION DEL SES

Malestar de los médicos porque el SES amplía la jornada a costa de las guardias

Los facultativos de Badajoz deciden unilateralmente ampliar media hora la jornada cada día, hasta las 15.30. En Cáceres piden que las 10 horas mensuales que se amplían se distribuyan según las necesidades de cada servicio

Asistentes a la Asamblea de Médicos de Atención Primaria de Badajoz celebrada la noche del lunes en el Colegio de Médicos. Asistentes a la Asamblea de Médicos de Atención Primaria de Badajoz celebrada la noche del lunes en el Colegio de Médicos.

Los médicos extremeños asumen que tienen que ampliar su jornada laboral, como el resto de los funcionarios públicos, pero rechazan que se haga a costa de sus horas de guardia –y de sus nóminas– como pretende el Servicio Extremeño de Salud (SES) y por eso van a llevar a los tribunales la resolución que determina la aplicación en la sanidad de la comunidad autónoma de la normativa estatal. Así lo han decidido los colegios oficiales de médicos de Badajoz y de Cáceres, aunque la reacción para manifestar su queja en una y otra provincia difiere en contundencia.

Tanto es así que mientras los médicos de Cáceres siguen abiertos al diálogo y piden al Consejero de Salud y Política Social, Luis Alfonso Hernández Carrón, que se siente a negociar con los representantes de los trabajadores para llegar a un acuerdo que permita distribuir la ampliación de las jornadas según las necesidades de cada servicio o centro de salud; en Badajoz, los médicos de atención primaria solicitan la dimisión del consejero, del director gerente y de todos los cargos del SES y han pasado directamente a la acción.

A partir de hoy, unilateralmente, los médicos de los centros de salud de la provincia pacense trabajarán más horas sí, pero en el horario que ellos consideran más justo para que no repercuta en sus guardias: de ocho de la mañana a 15.30 de la tarde. Esto es, media hora más cada día, de lunes a viernes. Cuando les corresponda por planilla realizar turnos de atención continuada (las urgencias, a partir de las 15.00 horas) comenzará su jornada ordinaria a las 7.30 de la mañana.

Al mismo tiempo, la asamblea de Atención Primaria de Badajoz acordó “invitar” a todos los coordinadores de los centros de salud de la provincia a que presenten su dimisión “en bloque” como medida de rechazo a la disposición aplicada por el SES. Sin embargo, aunque se trata de uno de los acuerdos adoptados, fue uno de los más “polémicos” de la reunión y no se adoptó por unanimidad, según informó Juan José Torres, vocal de Atención Primaria Rural. Ayer al mediodía no tenía conocimiento de que hubiese dimitido algún coordinador.

MOTIVOS Ambos colegios han decidido recurrir (el de Cáceres lo ha hecho por unanimidad de la junta directiva y en Badajoz, la Asamblea extraordinaria de Médicos de Atención Primaria Urbana y Rural) ante los tribunales la resolución del 13 de julio (y posteriores instrucciones de aplicación) de la Gerencia del SES que regula la aplicación de la jornada de 37,5 horas semanales en la sanidad pública extremeña, en aplicación de la Disposición Adicional Septuagésima Primera de la Ley 2/2012, de 29 de junio, de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2012.

El motivo, según aducen ambos colegios, es que el desarrollo reglamentario de esta disposición legal horaria es contrario a derecho, en “fondo y forma”, y además “discriminatorio” respecto a las distintas categorías profesionales de los centros de salud y en relación al resto de los trabajadores del SES y de la Junta de Extremadura, que al no hacer guardias les supone un incremento de las horas ordinarias que pueden realizar de distintas formas y su masa salarial no se ve afectada.

El colegio de Cáceres argumenta que la resolución del SES “confunde intencionadamente” los conceptos de jornada ordinaria y complementaria pues defiende que la ampliación de la jornada semanal se produzca con un incremento de la jornada ordinaria “pero en ningún caso suplantando la ordinaria con la complementaria, al ser ésta para la realización de la atención continuada”, según marca el Estatuto Marco.

Antes de tomar la decisión de recurrir a los tribunales, los facultativos de ambas provincias dejan claro y recalcan que “acatan” el cumplimiento de las 37,5 horas semanales como jornada ordinaria de trabajo. Pero en el órgano colegial cacereño subrayan que las instrucciones del SES “no son las adecuadas”, ya que contemplan que las 2,5 horas semanales que deben cumplir los profesionales médicos que hacen guardias (en total 10,2 horas mensuales) se deduzcan de la atención continuada y se justifiquen como jornada ordinaria.

En Badajoz, los médicos de Atención Arimaria llaman la atención sobre el hecho de que “paradójicamente” el SES no permite la ampliación de la jornada sino que “aprovecha la ocasión” para ejercer una nueva reducción de retribuciones complementarias a los sanitarios, restándoles económicamente en la nómina el tiempo retribuido que dedican a las guardias en sus centros.

Las horas de guardia que realiza cada médico depende del funcionamiento de cada centro de salud. En los del medio rural, son de 17 horas, que se suman a la jornada ordinaria y en los urbanos, tras haberse centralizado las urgencias, son desde las 15.00 hasta las 22.00 horas. Con la medida que pretende aplicar el SES, cada médico cobrará de media 2.400 euros menos al año. Además, Juan José Torres advierte de que como la ampliación de la jornada se aplica desde el 1 de julio y los módulos de guardias se detraerán antes del 31 de diciembre con un prorrateo, a final de año se hará un ajuste total en el que se descontarán incluso las diez horas correspondientes al mes de vacaciones.

Para el presidente del colegio cacereño, Carlos Arjona, la propuesta de Badajoz de ampliar media hora la jornada laboral diaria hasta las 15.30 horas podría ser una posibilidad, pero ellos prefieren que se “negocien” medidas que redunden en una mayor calidad asistencial. Aduce, por ejemplo, que la imposición de acudir los miércoles por la tarde puede ser una “perdida de tiempo” si en ese horario no hay trabajo que hacer.

Los médicos de Cáceres sugieren que estas diez horas se pueden distribuir como en Castilla y León, donde se compensan con las que no se pueden librar después de una guardia o por las acumulacio- nes de las consultas.

Tanto en Cáceres como en Badajoz, las medidas del SES –no solo la de la jornada laboral– están creando “un estado de malestar e indignación” entre los médicos, quienes aseguran que “no suponen mejoras en la calidad asistencial”, según el colegio cacereño y sí redundan en una “desmotivación de los médicos”, según su presidente.

También Juan José Torres denuncia el “acoso continuo al colectivo”. Para Torres, la “única gestión” que está realizando la Consejería de Salud es la “económica” porque, en su opinión, no existe “otro tipo de preocupación” que marque en estos momentos la política sanitaria en la región, en la que además, “todo nos viene impuesto” pues “no hay ningún tipo de diálogo”.

Torres comenta que los ánimos “están muy bajos” en un colectivo “que está manteniendo el tipo delante de los pacientes” y se pregunta cuál será el siguiente recorte. Por todo ello, está convencido de que “estamos asistiendo a un cambio del modelo sanitario, es eso lo que se está labrando”.

El Periodico Extremadura

Prensa 1 de Junio

Clamor contra el cierre de Urgencias

3.500 personas, según la Delegación del Gobierno, y unas 7.000 según los convocantes, rechazan la

Malpartida de Cáceres negocia con Salud recuperar el servicio si mejora la economía

Malpartida de Cáceres tiene servicio de urgencias sanitario en el municipio desde los años

“Prefiero que me quiten dinero de mi sueldo a perder el médico”

Vecinos de Jarandilla de la Vera y Arroyo de San Serván denuncian la pérdida del servicio de

Más noticias de Tema del día

.
Unas 4.500 personas rechazan los recortes sanitarios en zonas rurales

.
El equipo directivo del área de salud de Cáceres planteó irse por los recortes

.

No vamos a estar callados ante los MULTIPLES recortes a los Medicos Extremeños

MULTIPLES recortes a los MEDICOS extremeños

Descarga el PDF y DIFUNDELO en tu Servicio

Ajustes en el ámbito sanitario, sin vergüenza y sinvergüenzas

Ajustes en el ámbito sanitario,
sin vergüenza y sinvergüenzas

Mayte Lázaro. Presidenta del Sector de Atención Especializada de CESM

19/04/2012 .DIARIO MÉDICO

Las medidas y recortes propuestos desde las autonomías para corregir el déficit público son, a juicio de la autora, irracionales, porque minan las condiciones laborales del médico, afectan a la calidad asistencial y, en muchos casos, se toman al margen de los cauces ordinarios de negociación.

Los médicos precisamos no sólo de una retribución sino también de un reconocimiento a nuestro esfuerzo progresivo y vocacional; es decir, el reconocimiento más elemental al trabajo diario

  • Es inmoral que los responsables económicos de administraciones que han gestionado de manera ruinosa los recursos tomen medidas para reducir el déficit cargando sobre la espalda del médico

El médico especialista que ejerce hoy en el Sistema Nacional de Salud (SNS) ya no es aquel profesional formado en las universidades españolas que poseía el reconocimiento de toda la sociedad en su conjunto. El especialista de hoy es aquél que sabe manejar con efectividad el conocimiento técnico necesario. No basta con saber de Anatomía, Fisiología, Medicina Interna… En el juego entran ya conocimientos de economía, jurídicos, de gestión, de ética…; en definitiva, toda una cultura médica profesional.

Pero también esta realidad médica está en crisis, en primer lugar por la reacción que se percibe de los propios profesionales ante la saturación sobrevenida de su trabajo y el concepto de la Medicina como una “empresa de servicios”.

Si miramos bien la sanidad pública actual,  los médicos ya no actúan como tales únicamente, sino también como gestores profesionales de la sanidad y como miembros de una sociedad civil, basada cada vez más en los derechos de los pacientes. Ya somos muchos médicos los que decimos sin vergüenza que “los recortes en Sanidad matan”.
Porque somos nosotros, los médicos especialistas, los que nos enfrentamos día a día a la situación que vivimos en los hospitales y centros de salud del SistemaNacional de Salud, donde venimos sufriendo varias décadas de burocratización progresiva de las consultas, poniendo cada vez más de manifiesto una tensión entre las exigencias de eficacia de la Administración, por una parte, y los valores de humanización y autonomía, por otra. Esta tensión viene creada por la falta de recursos humanos suficientes y, sobre todo, por la demora en las reformas y en la adopción de una adecuada planificación. Gobernar sin reconocimiento, sin negociación, sin participación del profesional, no es gobernar: es gobernar sin vergüenza.

Más por menos 
Esto es robar el futuro. ¿Se han perdido valores? Para nosotros es inmoral que los responsables económicos de las administraciones que han gestionado de manera ruinosa los recursos públicos en las diferentes comunidades autónomas adopten medidas para la reducción del déficit cargando sobre las espaldas de los médicos. Una gestión que, además, se ha caracterizado por gastos que no crean riqueza ni empleo.

Es un insulto a la profesión médica que los responsables políticos de la situación económica nos pidan ahora sacrificios a los especialistas. Sacrificios que se traducen en menos salario y más carga de trabajo.

Pongo como ejemplo la última oferta de la Administración que ha llegado a mis oídos:  operar cataratas a 50 euros. ¿Éste es el precio de las manos de un especialista que devuelve la vida al ciudadano que no ve? Una oferta, entre tantas otras, sin vergüenza.

Las nuevas medidas adoptadas ante la situación de crisis económica ofrecen -también sin vergüenza- al médico del SNS más trabajo por menos dinero.

Esta aplicación de medidas irracionales sin contar con el facultativo ha derivado en una situación en la que en la mayoría de las comunidades no se ha llegado a acuerdos laborales con los médicos: a que se despidan facultativos, a que no se renueven contratos temporales, a que se continúen con los contratos basura de 30 horas, a que se disminuya en un 30 por ciento la actividad quirúrgica en algunas autonomías, a que en otras estén cerrados desde el próximo mes de mayo los quirófanos por las tardes, a que se incrementen las listas de espera… ¿Pensarán los responsables políticos autonómicos que así podrán gozar de la credibilidad de los médicos? Sin vergüenza, se ha perdido el respeto a los empleados públicos y la credibilidad y confianza de la ciudadanía.

“Microclimas sanitarios”
Las transferencias a las autonomías han dado lugar a la existencia de “microclimas sanitarios”, fenómenos de fragmentación y desigualdad, donde las carteras de servicios son diferentes según la comunidad autónoma, y las retribuciones y condiciones laborales también difieren en cada servicio de salud. La fragmentación y la desigualdad es propia de los sinvergüenzas. Por tanto, son los médicos los que tienen que liderar el cambio.

Tendremos que recordar a los políticos que la profesión de médico es, ante todo, vocacional y, además, una profesión. Por tanto, precisamos no sólo de una retribución, sino, qué menos, también de un reconocimiento a nuestro esfuerzo progresivo y vocacional: es decir, el reconocimiento más elemental a nuestro trabajo diario.

Todavía no hemos descubierto un programa sanitario creativo, que no esté centrado en el acceso al poder; echo en falta modelos de gestión más próximos al médico, al profesional sanitario, donde las decisiones deberían estar más próximas al modelo “problema/solución aceptable”, que no al que nos están imponiendo: “publicar una norma de aplicación a cada caso concreto”.

¿Acaso nos han preguntado? ¿No sería mejor entablar un diálogo para llegar a soluciones aceptables y no impuestas? ¿No es mejor para todos (ciudadanos, pacientes, médicos y gestores) una mesa de negociación exclusiva para el médico? ¿Qué tenemos en común los médicos con los pinches de cocina de un hospital, con un celador, con un administrativo…? La igualdad es respetar las diferencias.

Como ciudadanos, se nos pide solidaridad social, y me pregunto si esto se consigue con medidas represivas. ¿No nos estamos dirigiendo hacia un modelo donde lo que predomina es la dominación de unos pocos?, entendida ésta como la oportunidad de hallar personas dispuestas a obedecer la orden que se les ha dado.

No creo que estas medidas nos conformen a todos, pero éstas son las reglas actuales del juego. Retrocedemos en el tiempo; perdemos derechos reconocidos en decretos y leyes que, en estos momentos, quedan derogados, y aumentan los deberes y, no en la misma proporción, el reconocimiento. Todo esto no es más que fruto de los sinvergüenzas.

“Los recortes arbitrarios en Sanidad ponen en riesgo la calidad del servicio público”

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) denunció ayer, en rueda de prensa, los duros e injustos recortes que están sufriendo los facultativos españoles y las consecuencias de los ajustes indiscriminados en la calidad del servicio público. También anunció que el próximo jueves la Confederación pondrá en marcha un observatorio para registrar los efectos perversos de las medidas de ajuste. Exponemos a continuación las líneas generales que se pusieron de manifiesto en esta cita con los medios:

Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Madrid, Cantabria, Murcia… Apenas queda alguna comunidad autónoma cuyos políticos no hayan metido ya a fondo la tijera en la sanidad pública o parezcan dispuestos a hacerlo en breve.

De momento, los médicos somos los más perjudicados. A la disminución salarial de 2010 (en nuestro caso superior al 7%), hay que sumar la congelación desde entonces, el aumento de jornada y consiguiente reducción de guardias, el recorte hasta en un 50% del plus de carrera profesional y otros complementos variables, la penalización económica por ponerse enfermo… Además de una reciente subida del IRPF que, por ser muy progresiva, penalizará en especial las nóminas de los facultativos. De hecho, este año los médicos de algunas comunidades perderán un 10%, o más, de las retribuciones percibidas en 2011.

Lo más lamentable, sin embargo, es que la política de recortes indiscriminados a que está sometida la sanidad pública ya está ofreciendo síntomas de erosión en la calidad asistencial.

Hay ejemplos reales de ello: el servicio de Urgencias de la Comunidad Valenciana, el SAMU, a duras penas puede cumplir con su cometido por la escasez, agudizada en los últimos días, de personal y recursos.

Y las perspectivas pueden ser igualmente críticas en otros servicios autonómicos salud, pues las causas que ponen en riesgo una deficiente asistencia se están desencadenando en estos momentos, de modo que será cuestión de poco tiempo ver sus efectos.

Como ejemplos de ello, citemos:

• En Cataluña los gerentes de hospitales han ordenado avanzar altas y restringir pruebas e ingresos

• En Navarra se quiere ahorrar en concursos públicos y suministros • En Canarias los hospitales ya no operan por las tardes, mientras que en Baleares la actividad se ha reducido al mínimo

• El Instituto Catalán de la Salud no garantiza la estabilidad de la plantilla a partir de este año

• En Baleares se han suspendido de forma definitiva las guardias localizadas en Cirugía y Traumatología

• En Andalucía algunos hospitales han reducido las consultas de tarde (en el “Puerta del Mar”) y otros (el Clínico) han recortado la plantilla.

• En Valencia se ha procedido a cerrar camas y el sindicato médico se ha visto obligado a hacer un llamamiento a la sociedad civil para denunciar los problemas asistenciales que se esperan tras un reciente decreto-ley con recortes especialmente drásticos.

• En Castilla y León, CESM ha denunciado cierre de consultas y recorte de plantillas en el Hospital General de Segovia

• La reducción de sustituciones, junto al menor número de plazas MIR que se ofertarán en los próximos años (en Cataluña ya se ha decidido), permite vislumbrar una carencia de médicos que irá a más en el futuro.

• Paralelamente, algunas comunidades autónomas han decidido adelantar la jubilación a los 65 años (los médicos nos hemos venido retirando hasta ahora a 70), perdiendo con ello sus servicios de salud a muchos profesionales valiosos que podrían seguir trabajando en plenitud de facultades a la par que transfieren su experiencia a los más jóvenes.

Lo anterior sólo es un bosquejo de la situación actual. Diríamos que bastan unas cuantas pinceladas, como las expuestas hasta aquí, para hacerse una idea de que no se están haciendo bien las cosas, ni para nosotros ni para los potenciales beneficiarios de la sanidad pública, que son, claro, todos los ciudadanos.

Es cierto que el estado de las finanzas de todos es comprometido, debido en buena parte a la mala gestión de los Gobiernos anteriores. Pero también lo es que el Ejecutivo actual será igualmente responsable si se deja llevar por los palos de ciego que impone la urgencia económica y no lidera un plan estructural de reformas estructurales que haga compatible la pervivencia de la calidad asistencial con las necesarias medidas de ajuste a que obliga el contexto nacional y europeo en el que estamos.

En este sentido, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) pondrá en marcha el próximo jueves, día en que se reúne en Madrid su comité ejecutivo, un observatorio para registrar los efectos perversos de las medidas de ajuste.

¿Y QUÉ DICEN LOS MÉDICOS?

Entregados normalmente al trabajo absorbente de cuidar a quienes más lo necesitan (los enfermos), puede da la impresión de que los médicos españoles optan por mantenerse callados sobre lo que está ocurriendo. Y no es así. La CESM tiene como principal misión pulsar el sentir de la profesión, que es de queja en la misma medida que abierto a entrar en un debate abierto y constructivo para salvaguardar la calidad de nuestro sistema sanitario público.

En consecuencia, y dado que somos la organización mayoritaria en el sector (en las últimas elecciones sindicales 9 de cada 10 facultativos nos respaldaron), creemos ser fieles a la generalidad de los médicos en los puntos de análisis y propuestas que a continuación pasamos a resumir:

–  Ajustes consensuados. Los recortes, sean cuales sean, deben consensuarse en el Consejo Interterritorial del SNS y aplicarse de forma homogénea en los 17 servicios autonómicos de salud.

–  Conocer el déficit antes de aplicar la tijera. Nadie ha dado hasta hora la cifra exacta déficit sanitario. Primero se dijo que rondaba los 13.000 millones de euros, luego el PP lo elevó a 15.000 y hace sólo unos días el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que también entiende mucho de estas cosas, lo ha situado en 18.000 millones. Pues bien, el criterio de CESM es que primero hay que conocer el dato exacto de deuda, y después actuar en consecuencia. No antes.

–  Un buen sistema, y barato. La medicina pública española tiene un gran predicamento en el mundo y su coste es comparativamente mucho menor que en los países con los que habitualmente nos comparamos. De hecho el porcentaje de PIB sigue dos puntos por debajo de lo que se dedica al sector en la UE-15. Y lo cierto es que si eso es así, se debe a la entrega de los profesionales, por un lado, y por otro a que las retribuciones de los facultativos españoles palidecen cuando se contrastan con las de otros colegas europeos.

–  La relación médico-paciente y la calidad asistencial son para nosotros conceptos sagrados, y cualquier medida que los mine, siquiera de lejos nos resultará inaceptable.

–  Los médicos pueden optimizar el gasto. La Sanidad es un servicio social cualificado donde más que de ahorro, habría que hablar optimización del gasto (sin que sea contradictorio, aunque no necesariamente compatible). Y para ello hay que contar con el médico, por cuyas manos pasan el 80% de las decisiones asistenciales. Cualquier empresa de vanguardia –y la Sanidad siempre lo será- sabe que su mejor activo es el personal. Si eso es así, ¿por qué e margina a los médicos a la hora de plantear ajustes? Mejor dicho: ¿por qué nos llevamos por ahora la peor parte en el reparto de sacrificios?

–  Gestión clínica. El punto anterior tiene alternativa muy concreta: potenciar la participación del médico en la administración de los centros. Por competencia y responsabilidad, nos corresponde liderar la gestión clínica de los mismos.

–  Pacto de Estado. Urgimos al actual Gobierno a que lleve a efecto su promesa de alcanzar un buen pacto en Sanidad que sea en verdad de alcance estatal y aleje la sombra de la demagogia y el partidismo que tanto perjudican a lo que se trata de un bien común de primerísima necesidad. Los objetivos inexcusables son:

a) Dotar al sistema de unos presupuestos reales y finalistas

b) Un órgano de gobierno que vertebre a los 17 servicios autonómicos de salud. Este papel le corresponde por ley al Consejo Interterritorial, pero huelga decir que no lo ha cumplido.

c) Una cartera de servicios definida y respetuosa con los principios de equidad, universalidad y solidaridad

d) Una política de personal que ponga freno a la creciente disparidad en condiciones laborales según la comunidad autónoma en la que trabajemos, y que se muestre a su vez capaz de planificar las necesidades de especialistas en el futuro.

e) Incrementar la productividad y eficiencia del SNS mediante un plan estructural de reformas que contemple la reducción al mínimo de la burocracia

f) Desarrollar la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS) y cambiar el modelo retributivo de los médicos para que deje de ser cuasi funcionarial y vincule buena parte de los salarios con los resultados y la calidad.

Ecos en la prensa:

ABC: “Los médicos llevarán a los tribunales los recortes”

ACTA SANITARIA: “Patricio Martínez, secretario general de CESM, asegura que la sanidad está enferma y el político no llama al médico”

REDACCIÓN MÉDICA: “El Sindicato Médico insta a acudir al juzgado ante el deterioro asistencial”

DIARIO MÉDICO: “CESM elevará a los tribunales todo recorte que mine la calidad”

MÉDICOS Y PACIENTES: “Los médicos de algunas CC.AA. perderán más de un 10 por ciento de las retribuciones con respecto a 2011, según denuncia CESM”

TELECINCO: “CESM pide a los médicos que denuncien ante los tribunales las medidas que vulneren la calidad asistencial”

GACETA MÉDICA: “Los médicos presionarán contra los recortes indiscriminados sin cambios estructurales”.

http://www.cesm.org/nueva/index.asp?pag=detallenoticia.asp&formid=510822&categoria=2

http://www.actasanitaria.com/noticias/actualidad/articulo-patricio-martinez-secretario-general-de-cesm-asegura-que-la-sanidad-esta-enferma-y-el-politico-no-llama-al-medico.html

http://www.redaccionmedica.com/edicion/20-01-2012

http://www.diariomedico.com/2012/01/20/area-profesional/profesion/cesm-elevara-tribunales-recorte-mine-calidad

http://www.medicosypacientes.com/noticias/2012/01/12_01_20_cesm

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/nacional/108652/cesm-pide-a-los-medicos-que-denuncien-ante-los-tribunales-las-medidas-que-vulneren-la-calidad-asistencial

http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/CESM-denuncien-tribunales-vulneren-asistencial_0_1544245911.html

http://www.gacetamedica.com/articulo.aspx?idart=589808&idcat=796&tipo=2